¿Ansiedad por Internet? Se llama Nomofobia. He aquí diez maneras de combatirla

¿Ansiedad por Internet? Se llama Nomofobia. He aquí diez maneras de combatirla

Prueba a tomar un autobús, a hacer cola en la oficina de correos o en el banco. Te desafío a que encuentres a una sola persona que no tenga su teléfono en la mano. Tal vez para responder a los mensajes, para leer las noticias o simplemente para desplazarse por las publicaciones de las redes sociales. Mientras escribo esto sé que entre esas personas probablemente estaría yo... Pero no se trata simplemente de llenar el tiempo de espera en la oficina de correos o en el autobús. Por desgracia, es una patología real que tiene un nombre muy preciso: Nomofobia.

Nomofobia: si vivimos con el móvil constantemente en la mano

Nomofobia (abreviatura de la frase “no-mobile phobia”) es la palabra que describe el síndrome de desconexión, es decir, el miedo, incluso la angustia, de no tener un teléfono móvil al alcance. A esto se suma la ansiedad que le invade a uno ante la idea de no estar localizable, la necesidad de actualizarse constantemente con la información que comparten los demás y la consulta del teléfono en todo momento y lugar. Por desgracia, se trata de un síndrome real, claramente reconocible por ciertos síntomas:

● perder tiempo durante el día con el teléfono móvil;

● tener el teléfono móvil físicamente cerca en todo momento

● ser adicto a las redes sociales;

● estar siempre distraído;

● sufrir de insomnio;

● no poder evitar consultar el teléfono móvil cada cinco minutos;

● escribir constantemente en el teléfono móvil.

Los que padecen Nomofobia tienen un miedo obsesivo a no estar localizables a través del teléfono móvil. Si lo pierdes, la línea se agota o falla la batería, puedes incluso -en casos graves- sufrir verdaderos ataques de pánico, con mareos, taquicardias y falta de aire.

¿Cómo puedes dejar de vivir con el móvil incrustado y disfrutar de la vida real?

Para recuperarse de la nomofobia, como cualquier adicción, puede ser útil pasar por un proceso de desintoxicación: Se puede empezar con simples reglas de sentido común, como apagar el teléfono por la noche, ver una película entera sin comprobar las notificaciones sociales o almorzar dejando el teléfono en el bolso.

“No se trata de desintoxicarse de la tecnología, sino de aprender a utilizarla", afirma el sociólogo Francesco Mattioli, profesor de ciencias sociales en la Universidad de Roma La Sapienza. “Saber gobernarla sin convertirse en su esclavo. La sociedad actual suele mezclar estos dos ingredientes, creando zombis incontinentes. La interacción directa, que es más compleja y difícil de gestionar, no debe ser sustituida progresivamente por la interacción indirecta, que requiere menos compromiso".

He aquí, pues, diez consejos de los expertos para superar la nomofobia:

  1. Dedícate a la actividad física, a recuperar el contacto real con lo que te rodea y a separarte del mundo digital.
  2. Resiste ... el instinto de comprobar obsesivamente tu teléfono móvil.
  3. Levanta la cabeza y la mirada, observando las personas y las situaciones sin filtros.
  4. “Explota” los 5 sentidos, en las diversas formas posibles.
  5. "Desconecta", es decir, apaga el teléfono. Y cuida de los amigos, la familia, el trabajo. Lo que te sea de interés.
  6. "Viejo pero de oro": Recurre al uso de herramientas tradicionales para liberar las manos y la cabeza de la tecnología, ya sea un reloj de pulsera o un despertador para saber qué hora es, por ejemplo.
  7. Reúnete. Por lo tanto, conoce y pasa el rato con los demás cara a cara.
  8. Pon obstáculos al uso rápido del smartphone, por ejemplo, instalando un código de seguridad para el acceso o eliminando las aplicaciones más adictivas.
  9. Utiliza el "procesamiento por lotes", concentrando varias tareas a realizar con el móvil a la vez, para que luego tengas más tiempo para dedicarte a otra cosa.
  10. Mantén tus manos ocupadas... con un libro, un helado, un bolígrafo.

Impactos: 17

No hay comentarios

Agregar comentario