Las tareas domésticas pueden arruinar un matrimonio o hacerlo más feliz

Las tareas domésticas pueden arruinar un matrimonio o hacerlo más feliz

El marido, cuarenta años, super ocupado por su trabajo, acusa ante los tribunales a su esposa y pide al juez que la considere la única responsable del fracaso del matrimonio. Llevaban casados diez años. ¿El motivo? Que la mujer no se hacía cargo de las tareas domésticas, porque - según el marido - no planchaba, no lavaba, no cocinaba. Sucedió en Italia, y el juez rechazó las acusaciones del marido, y sentenció que realizar el trabajo doméstico no corresponde solo a uno de los cónyuges, sino a todos los miembros de la familia, así que, por qué no, también a los hijos, con vistas a una educación responsable.

El caso llama la atención sobre la importancia de organizar bien la gestión del hogar, que puede convertirse en una fuente de continuos conflictos, o llegar a ser el espejo de esa comprensión, armonía y armonía que hacen feliz a una pareja.

Una vez superado el discurso sobre estereotipos de género, hay otra cuestión en juego, y tiene que ver con el cuidado de la familia, que inevitablemente incluye también "el cuidado de la casa", porque de esto se trata: planificar, organizar, realizar tareas, actividades, servicios, prestados para el bien de todos los que conviven, compartiendo no sólo el espacio, sino la vida en general.

Tareas domésticas: lo que dicen las investigaciones

Un estudio realizado por la Oficina de Igualdad de Oportunidades del Gobierno del Reino Unido en enero de 2021 ha puesto de relieve que los hombres y las mujeres comparten cada vez más las responsabilidades del hogar, también para hacer frente a la creciente carga de trabajo profesional de las mujeres. La investigación, realizada en las últimas dos décadas, subraya los beneficios de una mayor implicación de los padres con respecto al cuidado de sus hijos, con diversos efectos positivos para ellos, desde el mejor desarrollo emocional, psicológico y educativo, hasta la repercusión en su futura carrera profesional. Además, la investigación inglesa, analiza varias estadísticas, y descubre que, cuando hay un reparto justo de responsabilidades en el hogar, se obtienen resultados beneficiosos para las relaciones familiares, como la reducción de las separaciones y divorcios.

En una reciente conferencia de la Home Renaissance Foundation -un centro de investigación internacional que promueve un mayor reconocimiento del trabajo en el hogar a partir de la creación de ambientes domésticos saludables y agradables – se ha destacado que el cuidado de la persona es la condición esencial para las relaciones y para la felicidad de todos, dentro y fuera del hogar.

En definitiva, uno de los secretos de una buena vida en pareja parece ser precisamente el reparto de responsabilidades familiares. Cuando esto no sucede, pueden aumentar los malentendidos y las situaciones de conflicto derivadas de sentir el peso de toda la gestión de la casa. Por el contrario, una relación en la que existe una verdadera solidaridad hace que cada uno se sienta valorado, respetado y, de esta manera, se reducen significativamente las ocasiones de contraste e insatisfacción. De otra parte, la falta de reparto de las tareas domésticas puede afectar a la "sociedad" del matrimonio, hasta el punto de causar su ruina, como hemos visto en el caso de la separación de la pareja italiana.

En lugar de reducir el trabajo doméstico a una suma de tareas instrumentales, -asuntos variados, lavandería, hacer camas- el trabajo doméstico es sobre todo un conjunto de intercambios interpersonales, dones recíprocos, disponibilidad y servicio, que permiten a los miembros de la familia alcanzar la solidaridad y alegría, madurando esa fuerza y cohesión que les ayudará luego a pasar por alto algunos platos sucios, camas sin hacer o grumos de polvo bajo la mesilla de noche.

Impactos: 38

No hay comentarios

Agregar comentario