La espiritualidad conyugal hoy

La espiritualidad conyugal hoy

¿Sigue siendo posible hoy en día vivir plenamente la espiritualidad conyugal y ser santo en el matrimonio? ¿Cuáles son los aspectos propios de la santidad conyugal? Estos son algunos de los temas y cuestiones que se trataron en la Conferencia sobre Santidad, Matrimonio y Familia , celebrada el 26 de mayo de este año en Roma, en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz. En una sociedad cada vez más secularizada en Occidente y que quizás ha perdido de vista el ejemplo de los santos, el tema está lleno de grandes expectativas. El punto de partida es la convicción común de que en la familia no sólo están el marido, la mujer y los hijos, sino también y sobre todo Dios, sean o no conscientes de ello. Cuanto más se es consciente de que el Señor vive en la familia real y concreta, más Él infunde amor entre los esposos, entre los padres y los hijos, un amor que está hecho de gestos concretos y no sólo de palabras o sentimientos.

Los testimonios de cinco matrimonios cristianos, cuyo proceso de beatificación está en marcha o que han dejado este mundo con una clara fama de santidad, enriquecieron los interesantes discursos más académicos de la Jornada con el aliento de la vida vivida.

A continuación presentamos una síntesis de una de las ponencias, la de la Profesora Rossi Espagnet por su especial interés.

Los fundamentos de la espiritualidad conyugal cristiana

Para hablar de espiritualidad conyugal, hay que entender primero cuáles son sus fundamentos y sus principales características. En el caso de los cristianos, el origen sacramental es sin duda el primer elemento que caracteriza la espiritualidad conyugal. Es a través del sacramento del matrimonio que los esposos reciben un don específico que los hace portadores de una misión en la Iglesia. A través de su unión estable y fecunda, el amor de Dios se hace presente y se manifiesta en el mundo, sea cual sea la religión que profesen los cónyuges. Dios está en la base de la realidad del matrimonio . No es una invención humana más o menos feliz, y esto hace que todo matrimonio se base en la esperanza.

Un segundo elemento característico del camino matrimonial es que la relación de los esposos se convierte en el signo del "misterio de la unidad y del amor fecundo entre Cristo y la Iglesia" yno cada uno tomado individualmente. Dios hace que los dos cónyuges sean uno. Cuando deciden casarse, el hombre y la mujer lanzan un reto: que es posible vivir juntos, que es posible amarse, que hay una fuerza superior a los intereses personales que pueden aislar y separar, que el amor es más fuerte que el orgullo, los intentos de control, la impaciencia ante las limitaciones propias y ajenas.

Un tercer lineamiento de la espiritualidad conyugal es el hecho de que el “nosotros” conyugal se sustancia en la unión no sólo espiritual sino también corporal de los esposos ; la tradición cristiana indica esta unión con expresión eficaz cuando dice que están llamados a formar “una sola carne”. En virtud del sacramento que han celebrado, los esposos ejercen su sacerdocio común también en el acto sexual, ofreciendo su unión y su alegría a Dios , rechazando la tentación de utilizar al otro para fines egoístas, anteponiendo las necesidades justas del cónyuge y acogiendo la posible paternidad y maternidad.

Sean para sus hijos los primeros anunciadores de la fe

Los padres deben ser para sus hijos, con la palabra y el ejemplo, los primeros anunciadores de la fe. Podríamos decir que la misión de los esposos cristianos culmina en pedir la fe para sus hijos, ya sea acompañándolos a recibir el Bautismo y los demás sacramentos de la iniciación cristiana, ya sea enseñándoles a amar a Dios, a dar gracias por sus dones, a tener un diálogo filial con Él. No sólo con las explicaciones, sino ante todo con su vida, los padres transmiten el modo de vida cristiano que es fundamental para que cualquier enseñanza posterior sea aceptada y madurada.

Satisfacer las necesidades de la familia: el trabajo

Al esbozar los elementos esenciales de una espiritualidad conyugal,no se puede ignorar el mandato de trabajar, dado por Dios desde el principio al hombre y a la mujer que formaron la primera familia humana (cf. Gn 1,28). El trabajo es indispensable para que los cónyuges realicen su proyecto familiar, en primer lugar porque cuando falta, no es posible pensar en casarse y formar una familia, y en segundo lugar porque su dinámica tiene un impacto importante en el equilibrio familiar .

La vocación al matrimonio

De todo lo que hemos visto brevemente hasta ahora, podemos concluir que el matrimonio y la familia constituyenuna verdadera vocación cristiana y no una condición de vida sin especificidad.

En efecto, Dios llama al hombre y a la mujer a unirse en una comunión de vida animada por el amor, y Cristo acompaña a los esposos en su camino para que su amor madure a través de las inevitables dificultades. Ejercen su sacerdocio real colaborando con el Dios creador para transmitir la vida a los nuevos hijos de Dios, y realizan su tarea profética educándolos en la fe y el amor para que florezca en ellos también la vocación cristiana. Con su trabajo, los cónyuges ejercen su misión real, procurando la humanización del mundo y asegurando los bienes necesarios para sus hijos y, a menudo, también para sus parientes y vecinos. Son un signo del amor de Cristo por la Iglesia y del amor providencial de Dios, y como tal, como pareja, pueden mostrarlo a la Iglesia y al mundo.

Ir a la galería de fotos del evento

Impactos: 138

No hay comentarios

Agregar comentario