La imprevisibilidad de los acontecimientos y de nuestras decisiones: El “efecto mariposa”

La imprevisibilidad de los acontecimientos y de nuestras decisiones: El “efecto mariposa”

Al menos una vez en la vida hemos justificado un acontecimiento concreto como imposible de evitar, tal vez definiéndolo como una fatalidad que no podíamos prever pero que, de un modo u otro, habría ocurrido de todos modos. La propia definición de “hado” tiene su origen en el latín, fatum ("lo que se dice"), que indica la decisión irrevocable de un dios, una entidad ajena a nosotros, pero que actúa por nosotros según patrones desconocidos para nosotros.

Hoy en día, lo que llamamos simplemente destino ha encontrado un nombre más figurado como "efecto mariposa". Se llama así porque, según esta teoría científica, un insecto tan pequeño puede, con un simple batir de alas, desencadenar las condiciones exactas para la formación de un huracán, quizás a miles de kilómetros de distancia. Esta sencilla ilustración explica cómo cada acontecimiento, vinculado a otro, genera un determinado resultado. Esto plantea la siguiente pregunta: ¿podemos predecir el resultado de un evento con antelación y con absoluta certeza?

Si cada acción que realizamos tiene consecuencias, ¿podemos en algún caso determinar nosotros mismos el resultado?

La filosofía y la religión interpretan el "destino" desde perspectivas diferentes, sin excluirse necesariamente la una a la otra, y no hace falta decir que el concepto de destino también ha estimulado la imaginación artística de guionistas y directores, escritores y dibujantes .

En el periodo posterior a la Segunda Guerra Mundial, caracterizado por un verdadero renacimiento artístico y social tras la dramática opresión de la guerra, la producción cinematográfica comenzó a prestar más interés y atención a los problemas sociales y al drama humano, dando cada vez más profundidad y realismo a las historias contadas y a los personajes implicados.

En 1946, los cines estadounidenses vieron llegar la que más tarde se definiría como una película de culto y cuya historia aún puede considerarse relevante hoy en día: " Qué bello es vivir” (It's a Wonderful Life) de Frank Capra.

¿El destino de un hombre destinado al fracaso puede cambiar?

El personaje principal de Qué bello es vivir es George Bailey (interpretado por el icónico James Stewart), un hombre sencillo con un fuerte sentido de la abnegación y un profundo espíritu de sacrificio. A pesar de tener sueños y aspiraciones que le hubieran llevado lejos de la pequeña ciudad de Bedford Falls, funda allí una pequeña empresa e invierte todo su tiempo en ayudar a sus conciudadanos. Allí conoció a Mary, con la que más tarde se casó y con la que tuvo cuatro hijos.

Durante la película se sucederán una serie de acontecimientos desafortunados para Bailey, que minarán aún más su estabilidad económica y emocional : George acaba sintiéndose insatisfecho con la precaria vida que lleva (adquirirá deudas con el banco hasta el punto de tener problemas con el fisco; será "derrotado" y burlado por su adversario, el señor Henry Potter); y, por último acabará sintiéndose impotente ante un destino que le ve caer al abismo y arrastrar sus afectos con él.

Es a partir de este drama interior que George llega a pensar en una última y violenta solución, como una especie de último gesto altruista para resolver todos sus problemas: tiene un seguro de vida que cubriría los gastos de la quiebra y así aseguraría un futuro digno para su esposa e hijos. Esto es lo que piensa Bailey al borde del precipicio, pero es aquí donde las plegarias de los ciudadanos de Bedford Falls, conscientes de las dificultades que aquejan a quien siempre ha hecho todo lo posible por ayudarles, son atendidas: un hombre salta al río ante el protagonista y éste no se lo piensa dos veces para rescatarlo, descubriendo al final que es un ángel.

Clarence Oddbody, así se llama el ángel, está como sumergido por la negatividad de George, que afirma repetidamente que la vida de los demás habría sido mucho mejor si él no hubiera nacido. Por lo tanto, el ángel arrastra al protagonista con él a una realidad alternativa de Bedford Falls donde, de hecho, George nunca ha vivido realmente. Así todo el bien que George ha hecho a lo largo de su vida se borra y, como resultado, el destino de cada persona que ha conocido ha tomado un curso completamente diferente y oscuro (para algunos, incluso una muerte temprana).

¿Cómo, entonces, su vida puede calificarse de fracaso? Las decisiones de George han afectado al destino de los demás, y las decisiones de los demás han afectado al destino de George: Cuando regresa descubrirá que todo el pueblo de Bedford Falls se ha desvivido por ayudarle económicamente, evitando así el colapso financiero de su empresa y permitiéndole empezar de nuevo y evitar la cárcel.

¿Influyen las acciones de uno en el destino de otro?

Como sugiere Qué bello es vivir, George era incapaz de pensar que su vida tenía una tal dimensión positiva. No podía prever un destino tan brillante después de los dramáticos acontecimientos que le ocurrieron, pero la imprevisibilidad es una constante en nuestras vidas. Incluso en la naturaleza contemplamos constantemente acontecimientos difíciles de comprender y que son objeto de teorías y estudios en profundidad para racionalizarlos y explicarlos.

Edward Norton Lorenz (matemático y meteorólogo estadounidense) fue el primero, en 1963, en crear la teoría matemática y física según la cual cada una de las acciones más pequeñas, incluso dentro de un gran sistema, produce inevitablemente otras tantas variaciones a largo plazo que, a su vez, influyen en el resultado final. De ahí la metáfora de la mariposa.

El concepto básico del efecto mariposa, según el cual el mundo y todo lo que le sigue no sigue ningún patrón preciso y, por tanto, el propio patrón es imprevisible, ha influido no sólo en los estudiosos sino que ha dado luz a multitud de obras cinematográficas, musicales y literarias.

Sliding Doors , una película de 1998 protagonizada por Gwyneth Paltrow, es quizás una de las primeras en simplificar la teoría y hacerla igualmente impactante y ampliamente comprensible en la pantalla. El director, Peter Howitt, utilizó un factor clave y desencadenante en la película que consiste en la creación de dos dimensiones paralelas reales en las que la protagonista experimenta diferentes consecuencias de su elección.

Un poco como en la obra maestra de Frank Capra, vemos dos versiones diferentes del destino de Helen, una de las cualestoma el metro y luego lo que sucede si no lo hubiera tomado. Las diferencias entre las dos historias desencadenan una dinámica imprevista que no se parece en nada a la de la otra.

¿Cuántas encrucijadas experimentamos cada día, tal vez inconscientemente?

Al igual que en Sliding Doors, nos preguntamos cuándo hemos vivido nosotros también esa encrucijada. Se plantea la cuestión de si nuestro destino está influido, y en qué medida, no sólo por nuestras propias acciones, sino también por las de los demás. Un encuentro fortuito es la consecuencia de otras circunstancias fortuitas; al igual que en Mr. Nobody, la ebullición de un huevo duro en Brasil crea un mínimo cambio de temperatura que puede desencadenar una lluvia torrencial en el otro lado del mundo dos meses después.

"Un solo copo de nieve puede doblar una hoja de bambú"

La película escrita y dirigida por Jaco Van Dormael, Mr. Nobody (2009), protagonizada por un brillante Jared Leto, cambia completamente de perspectiva y cuenta una historia en la que el protagonista es, de alguna manera, consciente de los múltiples destinos que podría haber elegido para vivir .

En la película, ambientada en el año 2092, los niños conocen todo el curso de su existencia antes de nacer realmente, sólo que los recuerdos les son borrados cuando vienen al mundo. Nemo, de alguna manera, no se somete a ese tratamiento, por lo que sabrá perfectamente lo que le espera de aquí al final de sus días. Por tanto, puede elegir arbitrariamente una opción en lugar de otra, ya que conoce las consecuencias de cada acción antes de realizarla.

Los múltiples destinos que Nemo experimenta (o más bien relata, ya que los ha visto pero no los ha recorrido realmente) no serán, sin embargo, elegidos por él: decide no elegir, repudiando en cierto modo todas las alternativas posibles que ha visto para dar espacio a una nueva, la que no pudo prever realmente.

Cuestionar constantemente la motivación, la naturaleza, de nuestro destino puede generar un desequilibrio subyacente que nos lleve a no disfrutar plenamente de nuestro presente. Nemo ha conocido todas las versiones de sí mismo, llegando a preferir ser nadie (“nobody”) porque cree erróneamente que es la única oportunidad que tiene de vivir plenamente.

Todas estas películas nos permiten de alguna manera relacionarnos con el concepto del "efecto mariposa" y de sus consecuencias. Helen y George son los protagonistas de dos películas que ponen de manifiesto, de la manera más clara posible, el efecto mariposa en la vida cotidiana : en uno, a través de la cadena de acontecimientos, el personaje pierde su estabilidad, sólo para ser recompensado por el mismo fenómeno, que le devolverá lo que había dado en un principio; en el otro, en cambio, a través de una doble visión de una consecuencia aparentemente inofensiva que será, sin embargo, el inicio de dos vidas completamente diferentes.

Sin embargo, la lección que podemos aprender de la experiencia de Nemo es que la imprevisibilidad de la vida no es un obstáculo, sino un camino necesario . Los sentimientos genuinos que desencadenan las acciones y los acontecimientos inesperados tienen un sabor diferente, que nos permite crecer, madurar y avanzar como seres humanos.

Es esencial no vivir con miedo a tomar decisiones. El miedo a las consecuencias es legítimo para hacernos juzgar, pero no debe ser el ancla que nos encierre en el mismo sitio, impidiéndonos avanzar.

Edgar Lee Masters escribió:

"[...] Puede acabar en locura darle sentido a la vida,

pero la vida sin sentido es tortura

de la inquietud y del vago deseo

Un barco que anhela el mar y sin embargo lo teme.”

Impactos: 145

No hay comentarios

Agregar comentario