Pandemia: el virus ha difundido también mucha solidaridad

Pandemia: el virus ha difundido también mucha solidaridad

Desde que estalló la pandemia, y a pesar del aislamiento, muchas personas han encontrado la manera de ayudar a los demás, de expresar solidaridad y apoyo mutuo. Los comportamientos espontáneos, nacidos de la libre iniciativa y de la voluntad de hombres y mujeres dispersos por el mundo, han traído alivio y consuelo, en pequeñas y grandes cosas cotidianas. La solidaridad fue la cara hermosa de la pandemia, que inspiró gestos y acciones de distinta índole, en todas las latitudes.

Solidaridad en tiempos de covid

Al inicio de la pandemia, la solidaridad consistió en una declaración de cercanía, de participación común. Todos salimos a los balcones a aplaudir, a cantar; los niños dibujaron el arcoíris; videos de la vida cotidiana modificada por el Covid-19 recorrieron el mundo, dando testimonio de resiliencia, creatividad, capacidad de adaptación social, de las personas que tuvieron que vérselas con el virus en el mundo.

Lo que sucedió en el Reino Unido fue emblemático. Un llamamiento del gobierno para reclutar voluntarios que ayudaran al NHS (Servicio Nacional de la Salud) llevó a más de medio millón de personas a ofrecer su tiempo, el doble del objetivo previsto. Una ola de solidaridad se extendió por Europa, incluida Francia, donde la plataforma Tous Bénévoles duplicó el número de inscritos, con 40.000 nuevos voluntarios. Según un sondeo de Ipsos MRBI, encargado por Volunteer Ireland, en los primeros meses de la propagación del virus en el mundo, tres cuartas partes de la población ofrecieron voluntariamente su tiempo.

Las noticias de personas que vaciaban los estantes de los supermercados fueron pronto reemplazadas por relatos de actos de bondad. Y se llegó a picos históricos en las donaciones, que no se habían visto en mucho tiempo. El número de ayudas ofrecidas por el tercer sector, las asociaciones y organizaciones de voluntarios, ha aumentado considerablemente, pero, por desgracia, al mismo tiempo, las necesidades también crecieron muchísimo. Las acciones solidarias emprendidas en este periodo de emergencia realmente involucraron a todos: ciudadanos, empresas, fundaciones, organizaciones sin ánimo de lucro. Según los primeros datos de una investigación realizada por Italia sin ánimo de lucro - todavía en curso - parece que los modos de apoyo han sido diferentes. Muchos han hecho ofertas en efectivo (el 48%, 386 de 801 iniciativas consideradas), pero es interesante observar que las donaciones de bienes y servicios han aumentado con el tiempo y equivalen al 38%.

A menudo fueron las parroquias las primeras en implicarse en la distribución de la ayuda, los primeros puntos de referencia para quienes, de un día para otro, se encontraron sin trabajo. En Italia, por ejemplo, Caritas ha detectado un aumento del 34% de los "nuevos pobres" desde el inicio de la pandemia. Son personas que han recurrido a las parroquias para obtener ayuda alimentaria, apoyo para pagar facturas, hipotecas o gastos médicos. Según datos de Caritas, 92.000 familias italianas han tenido acceso a fondos diocesanos.

Solidaridad a través de Internet

En la mayoría de los casos, la solidaridad se ha extendido a través de las páginas de la web. En las redes sociales aparecieron cientos de iniciativas, como recaudaciones de fondos, solicitudes y ofrecimientos de ayuda a quienes estaban pasando mayores dificultades. Y esto -de una manera más o menos similar- en todo el mundo.

Se trata de un verdadero fenómeno social, sobre el que se han realizado diversos estudios. En Dinamarca, la investigación Sobre la solidaridad y el voluntariado durante la crisis del COVID-19: el impacto de las redes sociales y los grupos de redes sociales en la distribución de apoyo , publicado en septiembre de 2020, explica cómo la sociedad civil "informal", no vinculada a asociaciones gubernamentales, ni oenegés, logró movilizar rápidamente el apoyo de ciudadano a ciudadano. El estudio se centra en concreto en el papel de las redes sociales: revela que la mayor parte de este apoyo se ha distribuido a través de éstas. La investigación señala que los grupos de redes sociales han jugado un papel importante en la movilización, y que el apoyo organizado en estas no difiere significativamente del compromiso o el tipo de ayuda organizados en otros contextos.

Solidaridad y pandemia: una nueva lectura que da esperanza de futuro

Quizás precisamente la imposibilidad de estar juntos, de socializar ha llevado a las personas a una respuesta de solidaridad, de generosidad, como nunca antes. Quienes tenían esa posibilidad donaron mucho, tanto en términos de tiempo como de bienes: era una forma de mostrar afecto, cercanía, apoyo. Y, a menudo, detrás de estos gestos, no solo había una hermosa intención filantrópica, sino realmente mucha gracia, signos concretos de caridad cristiana.

Es como si este difícil momento nos hubiera hecho redescubrir nuestra humanidad. En el panorama bastante sombrío de nuestro tiempo, que a veces los medios de comunicación amplifican exageradamente, una mirada más cercana a la realidad revela que, en realidad, nos apoyamos unos a otros en la crisis, nos ayudamos, y esto nunca ha sido más evidente que en estas circunstancias: la gente ha demostrado que tiene recursos para ser optimistas y desinteresados, y capaces de hacer frente incluso a los desafíos más profundos. Durante una crisis, el grado de solidaridad es base de la resistencia, de la resiliencia, de cualquier sociedad, pero la pandemia realmente nos ha hecho entender lo grande que es el espacio de caridad y esperanza que se puede presenciar con frecuencia a través de simples gestos de solidaridad o, incluso, de humanidad.

Impactos: 13

No hay comentarios

Agregar comentario